COSTA BRAVA RURAL - Sant Pere Pescador
A la pàgina inicial

      Costa Brava Rural


          Alquiler de casa rurales en el Alto Ampurdán

Català Français English Deutsch Neederlands
    BIENVENIDOS        ALOJAMIENTOS         SITUACIÓN / MAPA         ACTIVIDADES         CÓMO LLEGAR         RESERVAS         CONTACTAR    

   
   CASAS RURALES 
Can Joan Jardín
Can Joan 1o piso
Can Joan 2o piso
Índice de rutas  -  Ruta siguiente >>
RUTA 0: Sant Pere Pescador
El pueblo | La sopa | Qué hacer
 
El pueblo      Fotos de St. Pere y Saldet

Sant Pere Pescadorse halla situado en la comarca del Alto Ampurdán, en el corazón de la bahía de Rosas. El municipio se extiende por el margen izquierdo del actual curso bajo del río Fluvià, a unos tres kilómetros de su desembocadura. Sant Pere Pescador, dentro de su término municipal, cuenta con seis kilómetros de playa de arena finísima y sin construcciones a la vista que lo han hecho famoso para los amantes de las playas tranquilas y sin aglomeraciones; la tramontana (fuerte viento del norte) ha colaborado en que, además de disfrutar de la playa, se pueda practicar en unas condiciones inmejorables el windsurf. La desembocadura del río es también ideal para practicar el remo, el ski-náutico y la vela.
Sant Pere Pescador, a pesar de lo que su nombre pueda sugerir, es un municipio eminentemente agrícola aunque que en las últimas décadas el turismo se ha convertido en una ocupación importante de la población autóctona. La desviación del río favoreció la desecación de las lagunas y marismas de la zona que ahora son campos muy fértiles; el casco urbano está rodeado de manzanos y melocotoneros. En las tierras más bajas, cerca del mar y del río, existe aún una amplia zona de marismas de un gran valor ecológico. Cabe destacar la Isla Caramany, cerca de la desembocadura del Fluvià, lugar de descanso de multitud de aves migratorias. El río es navegable desde el pueblo hasta el mar para pequeñas embarcaciones y este mismo tramo es un lugar estupendo para los amantes de la pesca.
Por el primer documento conocido que habla del lugar, del año 974, y otros de los años 982 y 990, sabemos que el poblado tenía, o había tenido, otro nombre: "Villa Militiano quem vocant Sanctum Petrum". Estos documentos confirman que era propiedad de la Abadía de Sant Pere de Rodes. El nombre completo, tal como ha perdurado hasta hoy en día, ya aparece en una donación realizada en el año 1060 por la Condesa Guisla d'Empúries al Monasterio de Santa Maria de Roses y a la sede episcopal de Girona donde se hace referencia a la parroquia de "Sancti Petri Piscatoris".
El Castillo de Sant Pere Pescador pertenecía a la familia Caramany, originarios de Fenollet y documentada en el Alto Ampurdán desde la primera mitad del s.XIV. La alta jurisdicción del lugar era en poder de los Condes de Empúries. Por el año 1457 el rey Alfonso el Magnánimo cedió el condado a su sobrino Enrique, conocido como el Infante Fortuna, quien acostumbró a residir en Sant Pere Pescador, villa que tuvo un papel destacado durante la guerra contra Juan II.
En el año 1461 el infante y conde Enric había acudido a la llamada de los diputados catalanes para liberar al príncipe Carlos de Viana, aunque más tarde se pasó al bando de Juan II. En el año 1966 acompañaba a la reina Juana Enríquez y a su joven primo Fernando, futuro rey "católico". El 24 de octubre de este mismo año conseguía tomar la villa de Sant Pere Pescador donde residiría la reina. También en Sant Pere se instaló el parlamento hasta finales de noviembre.
Sant Pere Pescador tiene un núcleo antiguo centrado en la iglesia parroquial, edificio del s.XVII y en el castillo-fortaleza de los Caramany. Cerca de ésta última se aprecian restos de la antigua muralla.
El pueblo creció hacia mediodía donde se aprecian edificios con detalles de interés de los siglos XVI y XVIII.
En las afueras de la población encontraremos la ermita dedicada a San Sebastián. Según la tradición, y que se puede comprobar en los cánticos dedicados al Santo Patrón San Sebastián, cerca del año 1640 una epidemia de cólera asoló la población. Los habitantes sólo pudieron rogar a Dios para que los librara de tan terrible mala fortuna y lo hicieron con San Sebastián como intercesor, ya que el pueblo lo tenía como el abogado contra la peste. Dado que después de muchas plegarias, la epidemia por fin abandonó la población, se organizaron en Sant Pere grandes fiestas en honor al santo. El reconocimiento fue tal que acordaron levantar una capilla en su honor y dedicarle el día de las Fiestas Mayores. Hoy en día, continúa siendo el patrón del municipio y la fiesta mayor se continúa celebrando el día de su festividad, el 20 de enero.
 
La sopa | Al principio de la página |
A mediados del s.XIX se introdujo en Sant Pere Pescador la costumbre de celebrar las fiestas de Carnaval con La Sopa.
Durante muchos años acamparon por las cercanías del municipio y a orillas del río Fluvià, familias gitanas. Éstas, habitualmente, se acercaban a la población para mendigar los restos de la sopa de las casas nobles. La sopa era tal como se denominaba a la comida que servían las casas nobles a los pobres y mendigos de la población en una época donde la miseria abundaba. Paralelamente, durante las festividades de Carnaval, las gitanas organizaban bailes, al finalizar de los cuales se pedía limosna. De estos dos hechos, con los años, se instauró la costumbre de que los mozos y mozas de la población recorrieran las casas pidiendo limosna para "la sopa de carnaval". Quien más y quien menos solía dar alguna cosa: jamás dinero, sólo se admitía donativos en especie (gallina, conejo, arroz, alubias,...) y cada casa según sus posibilidades.
El último día de las Fiestas de Carnaval, todo lo que se había recogido se llevaba a cocer al Horno Municipal, el capellán lo bendecía y las mozas de la población, después de bailar el baile de las gitanas, lo repartían entre los pobres del pueblo. Si no había pobres o si sobraba, todo el mundo tenía derecho a llevarse la ración que quisiera a su casa. Esta costumbre aún perdura en la actualidad. Cada familia de Sant Pere Pescador entrega una aportación voluntaria (hoy en día sí es monetaria) a la Comisión de Fiestas, quien se encarga de que el domingo de Carnaval se organice una arrozada popular en el parque municipal donde todo el mundo (propios y foráneos) es invitado y donde se puede comer tanta "sopa" como se quiera y pueda.
 
Qué hacer | Al principio de la página |
La ubicación privilegiada de Sant Pere Pescador, en el corazón del Alto Ampudán, permite realizar excursiones de medio día o de día entero a multitud de lugares de interés por esta magnífica comarca. En esta misma página os proponemos varias rutas que seguro serán de vuestro interés.
A pesar de esta amplia oferta, os recomendamos que dediquéis un tiempo a visitar nuestra población y los magníficos paisajes que la rodean.
Un paseo cortito por el casco urbano permitirá conocer la iglesia parroquial, el castillo-fortaleza de los Caramany, la antigua muralla, la fuente de la plaza mayor y la ermita de San Sebastián..
Se pueden realizar excursiones a pie o en bicicleta por la orilla del río siguiendo el curso del Fluvià hasta L'Armentera y L'Arbre Sec.

Es imprescindible visitar la Isla de Caramany. No se puede acceder a ella directamente ya que es un espacio protegido pero se puede contemplar perfectamente desde la orilla del río en dirección hacia la playa. Hay caminos perfectamente transitables con vehículo. La casa dispone de bicicletas y una barca de alquiler a disposición de nuestros huéspedes para hacer estas excursiones de una forma alternativa.

Barca a disposición de nuestros huéspedes





COSTA BRAVA RURAL
Última actualización: 10/04/2017